Al Reverendo Clero Secular y Regular y a todos los Fieles de Filipinas.

Amados hijos en el Señor:

Con el mas ferviente himno de accion de gracias debe el orbe Catolico celebrar este Centenario de la Fiesta del Divino Corazon de Jesus.  De este inagotable manantial de gracias, de cuya plenitud todos hemos recibido, brotaron todo este siglo las divinas misericordias, que han renovado y aumentado el espiritu cristiano en los individuos, familias y naciones.

Por un decreto de la Sagrada Congregacion de Ritos del 23 de Agosto de 1856 Su Santidad Pio IX extendio a la Iglesia Universal la fiesta del Sacratisimo Corazon de Jesus y exhorto a todos los fieles para que se consagraran al mismo Sagrado Corazon.  Los siguientes Romanos Pontifices continuaron llevando adelante la carrera triunfal de esta devocion preciosisima.  Leon XIII consagro el mundo entero al Divino Corazon de Jesus el año 1899.  Este mismo Pontifice en su enciclica “Annum Sacrum”, 25 de Mayo de 1899 y su sucesor Pio XI en su enciclica Miserentissimus Redemptor”, 8 de Mayo de 1928 señalaron esta devocion como la bandera del mas feliz presagio en la que todos debemos colocar nuestra esperanza y la seguridad de la salvacion del genero humano.

El mismo Papa Pio XI señala al Deifico Corazon de Jesus como el arco iris que extiende sobre el mundo la paz, la caridada y la victoria del combate.  Es su devocion segun este Pontifice “la practica mas segura del culto divino”.  Su Santidad Pio XI establecio la fiesta de Cristo Rey ordenando que en este dia se renueve cada año la consgracion del genero humano al Sagrado Corazon de Jesus.

El actual Pontifice Pio XII, en sus diez y siete años de glorioso pontificado, reconoce el brillante desarrollo del culto al Sagrado Corazon de Jesus.  En carta al M.R.P. General Juan Bautista Janssens, con motivo de la asamblea del Apostolado de la Oracion, reunida en Roma el mes de Septiembre de 1948, se complace en enumerar la revista del Mensajero del Sagrado Corazon de Jesus editada en casi 40 lenguas con sus otras numerosas publicaciones y otros medios de propaganda moderna, como son el cine y la radio.  En la bandera del Apostolado de la Oracion llevais escrita la suprema aspiracion de nuestros socios:  “Adveniat Regnum Tuum”.

El mismo Pontifice reinante en otra carta al M.R. General de la Compañia de Jesus, fecha 28 de Octubre de 1951, aprobando los nuevos estatutos del Apostolado de la Oracion, celebra su obra provechosa en el celo de las almas y extension del reino de Cristo.

Esta carrera triunfal del Sagrado Corazon de Jesus tambien ha recorrido las Islas Filipinas, de Aparri hasta Jolo.  La Jerarquia Catolica desea reconocerlo con un publico homenaje y por medio de la presente Carta anuncia la proxima celebracion del Segundo Congreso Eucaristico Nacional en Manila durante los dias 28 de  Noviembre a 12 de Diciembre de este año de 1956 para conmemorar el centenario del establecimiento de la fiesta del Sagrado Corazon de Jesus.  Obedeciendo a las recientes exhortaciones de nuestro santo Padre nuestro programa ha de ser trabajar para conseguir  un MUNDO MEJOR POR MEDIO DEL CORAZON EUCARISTICO DE JESUS.

Como la belleza y solidez del edificio dependen de la preparacion de los materiales, asi la brillantez del exito de nuestro futuro Congreso Eucaristico Nacional esta vinculada a la preparacion de nuestras almas.  Esta preparacion debe ser principalmente espiritual y sobrenatural.  Sacerdotes, religiosos y fieles en general persuadidos de esta necesidad deben comenzar desde ahora a trabajar en esta obra con todo el fervor de sus almas.  Vayan persuadidos los sacerdotes de que de su actuacion depende principalmente la perfeccion de la obra.  Las ovejas seguiran al pastor y viviran la vida que les ofrezca.

Debe haber ambiente eucaristico en todo Filipinas.  En la predicacion, una vez al mes por lo menos, en el catecismo, confesionario y conversaciones particulares se debe repetir la necesidad de prepararnos para el gran centenario del Sagrado Corazon de Jesus.  En las parroquias existen organizaciones de la Accion Catolica, cofradias, asociaciones  piadosas, escuelas parroquiales y colegios Catolicos.  En estas agrupaciones el trabajo de preparacion resulta relativamente facil.  Procurese intensificar la vida sobrenatural en las almas que forman dichas agrupaciones.  Sean mas frecuentes la confesion y la comunion, la asistencia a la misa, las oraciones privadas y colectivas, los sacrificios personales.  Ordenense todas esas obras a la realizacion brillante de nuestro Congreso Eucaristico Nacional.

Para todo este esplendor del culto espiritual, que debe ser digno de la Persona Divina que adoramos en la Eucaristia, se necesitan sacrificios materiales.  Sin el desprendimiento de los fieles seria imposible revestir el acto solemne del Congreso con brillantez externa que conviene.  Por eso pedimos a los fieles por la voz de sus parrocos, que cooperen con su generosidad material a revestir de la necesaria brillantez externa el acto mas solemne del culto a la Eucaristia, de modo que nuestro Congreso Eucaristico Nacional resulte lleno de esplendor y majestad.

DADA en Manila, hoy a 11 de Febrero, fiesta de la Aparicion de la Inmaculada en Lourdes, año de 1956.

EN NOMBRE DEL EPISCOPADO DE FILIPINAS, COMISION EPISCOPAL  acerca del SEGUNDO CONGRESO EUCARISTICO NACIONAL:

(Fdo.)+JULIO R. ROSALES, D.D.
Arzobispo de Cebu,
Presidente

(Fdo.)+ALEJANDRO OLALIA, D.D.
Obispo de Lipa
Miembro

(Fdo.)+VICENTE P. REYES, D.D.
Obispo Auxiliar de Manila,
Miembro

Back to: CBCP Documents